Patricio y Juliann - Pre-boda playero

Feliz martes!

Espero que tu semana haya empezado muy bien. Lamía empezó un poco ocupada, poniendo un poco de orden en la casa después de los viajes y paseos vacacionales que he tenido, pero ya estoy lista para trabajar y empiezo por compartirte una sesión.

Sé que en el post anterior para hoy ofrecí otra boda, pero me olvidé que antes de la boda, está la sesión de pre-boda, y también tenía que compartirla contigo. Juliann y Patricio son una pareja muy especial, su amor se nota a kilómetros de distancia, y ese amor y naturalidad hizo que la sesión fuera aun más divertida. Patricio es manaba y Juliann es de Michigan, ella vino al país como maestra de inglés y por amigos mutuos ambos se conocieron. Como buen manaba Patricio invitó a Juliann a Portoviejo, a probar nuestra deliciosa comida antes de regresar a su país... Después de esa visita, ya no quiso regresar a Estados Unidos.

Ellos escogieron hacer la sesión en la playa, ya que desde el comienzo de su relación este lugar ha tenido un papel muy relevante en sus vidas, literalmente. Aun siendo amigos y si mal no recuerdo, hace poco se habían conocido, compartieron una mala experiencia en el mar. Después de caminar y conversar en la playa, Juliann y Patricio decidieron meterse al mar y nadar, estaban felices disfrutando del agua, cuando Patricio sintió un calambre, al principio Juliann no le creyó porque Patricio es muy bromista, pero al poco rato se dio cuenta que era en serio. Patricio no quería que Juliann se acerque porque temía que en lugar de ayudarle a salir del agua él iba a hundirla, y Juliann pensaba igual, así entre los dos se dieron modos para poder salir del agua sanos y salvos. Parece que esta experiencia cercana a la muerte los unió y su amistad se hizo muy fuerte.

Pero claro, esa amistad duraría poco. De nuevo en la playa, pasado el tiempo, le pidió que fuera su novia, y tiempo aún más tarde, Patricio le pidió a Juliann que fuera su esposa. Así que la playa es prácticamente otro protagonista en su historia de amor. En diciembre visitamos la Tiñosa, y a pesar de que el día estaba nublado, disfrutamos de la playa al máximo, eso sí, en esta ocasión nadie estuvo a punto de ahogarse. Después de compartir un poco de su historia, te dejo con las fotos de su sesión pre-boda.

¡Ah! *suspira* No hay nada como el verdadero amor... Ahora sí, prometida la boda para la próxima semana, no querrás perdértela, incluye una sesión divertida y especial en el parque central ;)

Hasta la próxima!

-Emilia