Marjorie y Miguel Ángel - Amor en el Pasochoa

Hola de nuevo!

Ya que estamos muy cerquita del día del amor y la amistad te comparto una sesión muy romántica en medio del frío de la provincia de Pichincha en el Parque Nacional Pasochoa.

Conozco a Marjorie o Mayito desde hace mucho tiempo, más del que conozco a Miguel Ángel, todos asistimos la misma iglesia y gracias a trabajar con los jóvenes y en el coro de la iglesia somos buenos amigos. Desde hace algún tiempo ya estaban planeando hacer una sesión de fotos en Pasochoa, y por fin llegó el día.

Miguel Ángel me recogió en mi casa una hora más tarde de lo acordado porque se quedó dormido. Aún así, y con paradas imprevistas en la cordillera, hicimos un buen tiempo hasta Amaguaña donde nos íbamos a quedar con la familia de Marjorie, y nos quedaba super cerca del Pasochoa. Llamé a una prima para que sea mi asistente y empezamos a arreglar los equipos, mientras Marjorie era maquillada y peinada por su mamá.

Cerca de las 4pm partimos hacia el parque, un camino de piedras y lodo nos llevó hasta allí, a veces parecía que el carro se iba a quedar atascado en el camino. El día no prometía mucho, nublado y húmedo, aun así el paisaje era excelente para la sesión de este par de enamorados.

En medio de la sesión empezó a llover, así que aprovechamos para seguir con la sesión bajo techo. Usando las instalaciones del lugar que también eran muy fotogénicas.

Terminamos la sesión en el área de campamento del Pasochoa. Donde hay lugares para hacer parrilladas además de tener baños para que los campamentos sean un placer y no una tortura ;)

Tuvimos muchas esperanzas de que saliera el sol, pero lamentablemente no hizo aparición, pero eso no importó, Mayito (como le decimos a Marjorie de cariño) y Miguel Ángel estaban más que contentos esa tarde así que sin puesta de sol seguimos con la sesión.

Terminamos nuestra sesión y recogimos todas nuestras cosas, listos para ir a casa después de una agotadora tarde, excepto que el auto tenía otros planes... Y no quería encender, la noche se nos venía encima y al parecer un asunto de batería impedía que el carro arrancara. Después de la ayuda y empujones de un extraño, Miguel y el hermano de Mayito, por fin prendió y nos subimos casi volando al carro, y es que empezó a llover de nuevo esta vez un poco más fuerte.

Después de nuestras aventuras en el Pasochoa llegamos a casa sanos y salvos, sin duda con una historia que compartir, como lo acabo de hacer contigo. Gracias a Mayito, Miguel Ángel y su familia por ser tan acogedores y sobre todo por escogerme para esta linda sesión llena de amor y aventuras, chicos les quiero mucho!

Y a ti, espero verte en este mismo lugar la próxima semana, y desde ya te deseo un lindo día del amor y la amistad.

-Emilia