Una Feliz Navidad

Hola de nuevo,

¡Wow! Como voló el tiempo... ya llegó la Navidad.

En esta ocasión solo deseo saludarte y desearte lo mejor en esta Navidad. También recordarte que ese niño que nació en Belén hace miles de años, creció y murió por ti y por mí. Ahora está a la diestra de Dios como nuestro abogado defensor, amándonos infinitamente.

No importa si no crees en Él, Jesús cree en ti y te ama más de lo que puedes imaginar.

Deja que su amor inunde tu corazón hoy, olvídate de los regalos y la cena, las visitas y el ficticio señor de rojo, y dale tu corazón al Rey de Reyes que dio su vida por ti. No busques paz en donde no la hallarás, solo tendrás descanso para tu alma en los brazos de Jesús.

Dale un lugar a Jesús en tu corazón hoy, esa será la mejor navidad de tu vida.

Un abrazo,

Emilia